viernes, 27 de mayo de 2016

LETRAS DE CANCIONES CANTADAS POR LUCÍA CERESANI


De pampa y cielo
Lucía Ceresani-Héctor “Trabuco” González / Milonga-Canción

Cuando amanece un nuevo día,
con él renacen los sueños,
van floreciendo los sentimientos
como si fueran acordes de una canción.
En cada nota voy dibujando,
casi en secreto, los versos
que hace algún tiempo había perdido,
y sin quererlo hoy los he vuelto a encontrar.
Entonces los suelto a volar
con mi guitarra en soledad,
y la emoción quiebra mi voz,
que se hace frágil, que se hace solo
sueño de amor…

Como los ríos van al mar,
como la noche al aclarar,
así mi canto va pintando mi destino
de pampa y cielo, de azul divino.
Y descubrí la inmensidad
y la hice amiga de mi andar,
voy tras la huella que dejó aquel peregrino
de pampa y cielo, de azul divino…
¡De libertad!



Ando por la huella
Argentino Luna / zamba

Toda la ternura de un recuerdo tengo
cuando en tiempos idos me pongo a pensar;
el patio de tierra, el carro arenero
y aquel zaino viejo que solía ensillar.

Pa' mi no hay domingos como los domingos
esos que a las Villas ya no volverán
con los Saganías, con los Montenegros,
el Chileno Rojas y el loco Echezar.

Y en el tome y traiga que me dio la vida
yo bebí la caña de la realidad
y ando por la huella pialando recuerdos
con esa guitarra que traje de allá.

El viejito Herreras y el Indio Lugones
en alguna estrella los dos andarán
allá no hay tranqueras pa' los gauchos pobres
tienen todo el cielo, pa' qué quieren más.

No lloro el recuerdo porque yo no olvido
si nací en un pueblo que lo viá negar
lo bueno y lo malo por malo y por bueno
en esa guitarra lo quiero cantar.


Milonga de mis amores
Laurenz - Contursi/ Milonga

Oigo tu voz
engarzada en los acordes de una Iírica guitarra...
Sos milonga de otros tiempos... Yo te vi crecer
prendida en las polleras de un bailongo guapo y rompedor
como jamás ha de volver.

Nadie, tal vez,
comprendió mejor las penas y el sentir de mi barriada...
Sin embargo te olvidaron y en el callejón
tan sólo una guitarra te recuerda, criolla como vos,
y en su gemir tiembla mi ser.

Vuelvo cansado de todo
y en mi corazón lloran los años...
Mi vida busca tan sólo
la tranquilidad del viejo barrio...
Y encuentro todo cambiado menos tu canción, milonga mía...
El progreso ha destrozado toda la emoción
de mi arrabal.

Quiero olvidar
y tus notas van llenando de tristeza el alma mía...
He cruzado tantas veces ese callejón,
llevando entre los labios un silbido alegre y tu cantar
emborrachando el corazón.

Era feliz
entregado a las caricias de la única sincera
que acunó una primavera que no floreció...
Milonga, ya no puedo continuar... El llanto me venció...
Quiero olvidar... y pienso más.


Quisiera amarte menos
Canaro-Amadori / Vals

Primavera de mis veinte abriles,
relicario de mi juventud,
un cariño ignorado soñaba
y ese sueño ya se que eras tú...
Cuántas veces rogaba al destino
ser esclavo de mi sueño azul.
Hoy que se lo que cuesta un cariño
ya no puedo con mi esclavitud.

Quisiera amarte menos,
no verte más quisiera,
salvarme de esta hoguera,
que no puedo respirar.
No quiero este cariño
que no me da descanso,
pues sufro si te alcanzo
y luego no se vivir.
Quisiera amarte menos,
porque esta vida ya no es vida,
mi vida está perdida
de tanto quererte.
No se si necesito
tenerte o perderte.
Yo se que te he querido
más de lo que he podido.
Quisiera amarte menos
buscando el olvido,
y en vez de amarte menos,
¡te quiero mucho más!

Ya lo sé que entre dos que se quieren
el cariño distinto ha de ser.
Mientras uno da entera su vida,
otro sólo se deja querer.
Ya lo sé, y sin embargo no puedo
Conformarme con quererte yo.
Tengo miedo que nunca termine
esta dura condena de amor.



Tu vuelta
Alberto H. Acuña-Aníbal González Casalla / Milonga

Tu güelta sigo esperando
y a pesar de tu tardanza,
acaricio la esperanza
de que me sigas amando.
De noche aliveo mi cruz
cuando un galopar escucho,
y se me hace que es tu pucho
cualesquier bichito ‘e luz...

A veces he visto a mama
cómo sus lágrimas seca,
porque ando medio culeca
y toso mucho en la cama.
De zonza agarré un resfriado
en la última pamperada,
¡por salir desabrigada
creyendo que habías chiflao!

Mi trenza negra: esa mata
que jué nidal de tus besos,
hilvana en tu ausencia d’esos
mal llamaos hilos de plata.
Flecos del poncho plateao
de la luna, mi aparcera,
que alguna noche de espera
me los habrá osequiao...

A veces se me figura
un mostrador la tranquera,
ande emborracho mi espera
entre vasos de amargura...
No quería incomodarte,
pero hoy me animé a escrebirte,
porque tengo que decirte
¡que semos dos a esperarte!


Un paso aquí, un tranco allá
Carlos Di Fulvio / Cueca

Sombrerito alón, hormiguita negra,
de sol a sol por entre las breñas;
un rezo aquí, un rezo allá,
desgranando rosarios el Cura va...
Va con su mula, firme y segura,
va don Brochero, va.

Ponchito marrón, “cigarrito’i chala”,
humito gris ¡Brava fue la helada!
Un mate aquí un mate allá,
por la Cuesta’ e San Pedro, Brochero va...
Va con sus rezos y sus consejos
va don Brochero va.

¿P’ande va señor?
Voy para Altautina
¿Qué va a buscar?
Un tronco de quina.
Adiós señor, adiós, adiós,
lo conocen las piedras,
los pastos y el sol.
Y hasta el mismo río con su suspiro
por el camino que va a Altautina
va repitiendo Ave María.

Rebenque cruzao, espuelas de fierro,
tilín-tilán... (Parece un cencerro)
Un trote aquí, un trote allá,
eligiendo el terreno su mula va...
Va sin apuro, firme y seguro
va don Brochero va.

Cinto “colorao” guarde su breviario
que está gastado de leerlo a diario:
un poco aquí, un poco allá,
bendiciendo los ranchos el Cura va...

Va con su libro, por su camino,
va don Brochero, va.
¿P’ande va señor?
Voy para Altautina
¿Qué va a buscar?
Un tronco de quina.
Adiós señor, adiós, adiós,
lo conocen las piedras,
los pastos y el sol.

Y hasta el mismo río con su suspiro
por el camino que va a Altautina
va repitiendo Ave María.

Va repitiendo Ave María,
va don Brochero, va...
va don Brochero, va...



Huella nochera
Norberto Albornoz / Huella

Que mi voz no se pierda, cuando deje esta huella
esta huella tan dura que anda por las noches apagando estrellas.
Que no duerman sus notas, en un triste sendero
que este acento sureño florezca en los labios de algun guitarrero.

Bailen todos la huella, huella nochera
cuando alcanzo tu mano, el alma sueña.
A la huella huellita, dame tus dedos
despacito que aun tengo, el alma en sueños.

Lararaira laraira, lararaira laraira
despacito que aun tengo, el alma en sueño.

Al cantar esta huella, de mi alguien se adueña
es el duende nochero que metra en el cielo y la pampa sureña.
Ya se acaba esta huella, y a ti duende nochero
yo te pido que nunca olvides mi canto en un viejo sendero.

Bailen todos la huella, huella nochera
cuando alcanzo tu mano, el alma sueña.
A la huella huellita, dame tus dedos
despacito que aun tengo, el alma en sueños.


Jugueteando
Manuel Tejón / Cueca

La cueca anda en el aire
jugueteando, jugueteando.
Vuela, canta, enamorado,
risas, flores, en el viento van brotando.

En tus ojitos negros
anda un brillo jugueteando
corre, canta, enamorando,
corre, canta, con el sol se va bailando.

Si supieras paloma
como te anhela mi corazón.
Y aunque mientas
Yo se que me estas amando,
siempre, siempre, dirá tu pañuelo blanco.

Mi vida con la tuya
al bailar se va enredando.
Vida mía, te estoy amando,
vida mía, si queres decime cuando.


El violín de Becho
Alfredo Zitarrosa / Milonga

Becho toca el violín en la orquesta
Cara de chiquilín sin maestra
Y la orquesta no sirve no tiene
Mas que un solo violín que le duele.

Porque a becho le duelen violines
Que son como su amor chiquilines
Becho quiere un violín que sea hombre
Que al dolor y al amor no los nombre.

Becho tiene un violín que no ama
Pero siente que el violín lo llama
Por las noches como arrepentido
Vuelve a amar ese triste sonido.

Mariposa marrón de madera
Niño violín que se desespera
Cuando becho lo toca y se calma
Queda el violín sonando en su alma.

Vida y muerte, violín, padre y madre
Canta el violín y becho es el aire
Ya no puede tocar en la orquesta
Porque amar y cantar eso cuesta.


Triunfo agrario
Armando Tejada Gómez-César Isella

Éste es un triunfo, madre, pero sin triunfo,
nos duele hasta los huesos el latifundio.
Ésta es la tierra, padre, que vos pisabas,
todavía mi canto no la rescata.
Y cuándo será el día, pregunto cuándo
que por la tierra estéril vengan sembrando
todos los campesinos desalojados.

¡Hay que dar vuelta el viento como la taba,
el que no cambia todo, no cambia nada!

Éste es un triunfo, madre, del nuevo tiempo,
de estar bajo la tierra, rompió el silencio.
Éste es un triunfo, padre, de la alegría
de tu sueño en semillas sube la vida.
Sube la vida arriba, hasta la espiga,
que si la tierra es hembra, la tierra es mía,
adonde nace el alba, yo siembro el día.


Caramba
Otilio Galíndez / Caramba

Caramba mi amor caramba
lo bello que hubiera sido
si tanto como te quise
así me hubieras querido,
caramba mi amor caramba
pasar este invierno triste
mirando caer la lluvia
que tantas cosas me dice.

Caramba mi amor caramba.
Caramba mi amor caramba.
Caramba mi amor caramba.
Caramba mi amor caramba.

Caramba mi amor caramba
las cosas que nos perdimos
los chismes que solo escucho
entre las piedras del rio,
Caramba mi amor caramba
el viento con las espigas
aroma de caña fresca
y amargos de mandarina.



Cuequita del desengaño
Aguirre - Palacios / cueca

Para qué corazón
recordar su juramento
vale más olvidar
palabras que lleva el viento.

Yo no sé corazón
para que quererlo tanto
si su amor solo fue
motivo de mi quebranto.

Ya no volveré a querer
ni sabrán lo que siento
no podrán corazón
jugar con tus sentimientos.

Volverás con razón
a buscar nueva distancia
no llores corazón
no hay que perder la esperanza.

Andaré y andaré
como pájaro sin nido
mataré la ilusión
pero de esto no me olvido.


Mi tierra te están cambiando
Atahualpa Yupanqui / Milonga


Mi tierra te están cambiando
o te han disfrasa'o que es pior
amalaya que se ruempa
pa' siempre mi corazón.

La zamba ya no es la zamba
del provinciano cantor
que se han hecho los estilos
del paisano trovador.

Dónde están las vidalitas
que en antes escuchaba yo
igual que en aquellos tiempos
de cuando fui charamón.

Mi tierra te están cambiando,
o te han disfraza'o que es pior
amalaya que se ruempa
pa' siempre mi corazón.

Cruz del sur marcame un rumbo
donde esconder mi dolor
dame un árbol solitario
de la pampa en un rincón.

Dame un campo florecido
con macachines en flor
ande galopen potriadas
como ensayando un malón.

Ande mire reflejarse
la luna en el cañadón
ande naide me pregunte
de'ande vengo y p'ande voy.

Igual que en aquellos tiempos
de cuando fui charamón
mi tierra te están cambiando
o te han disfraza'o que es pior.

¡Amalaya que se ruempa

pa' siempre mi corazón!


Nobleza de arrabal
Homero Manzi - Francisco Canaro / Tango

En un ranchito de Alsina
tengo el hogar de mi vida,
con cerco de cina-cina
y corredor de glicinas.
Hay un aljibe pintado,
bajo un parral de uva rosa,
y una camelia mimosa
temblando sobre el brocal.

Y allí también estás frisón
y eres mi lujo de cuarteador.
Rocín feliz, de crin azul,
famoso por todo el sur.
Cuando el domingo asolea
por no hacer de perezoso,
traigo el balde desde el pozo
y refresco el corredor.
Y aprovechando el fresquito
me siento bajo la parra
y al compás de mi guitarra
canto décimas de amor.

En mi ranchito de Alsina
paso tranquilo las horas,
junto al amor de la china,
que me respeta y me adora.
Y, entre su amor y las cosas
que adornan toda mi suerte,
temo, nomás, que la muerte
me saque de ese rincón.


La milonga y el mar
Tarragó Ros / Milonga corralera

La milonga corralera
hablando está con el mar.
Le cuenta cosas de antaño,
las olas vienen y van,
de tiempos que ya se han ido
y que tal vez volverán
la milonga corralera y el mar...

La milonga corralera
con el mar en sus anhelos,
con un celeste de cielo
y blanco de espuma espera
levantar una bandera
como una estrella encendida,
como una venda en la herida
que la quiere restañar.
Porque es una cuna el mar
que está meciendo la vida...

El viento en los medanales
se puso atento a escuchar
pa' ver si hablaban del hombre
que suele el alma manear
con cantos que son lejanos
a nuestra forma de amar.
La milonga corralera y el mar ...

Nuestra forma, nuestra idea,
en la tormenta y la calma
libera el hombre su alma,
con lo ajeno la manea
pero si anda en su tarea
en su tierra y en sus montes
y sin gastarse en aprontes
sabe cumplir con su rol,
encuentra su propio sol
¡En un cercano horizonte!

Los pichones como niños
desamparados están
como el malambo y la huella,
danzas que habrá que guardar

pa' la guía de los mozos. 


Y qué si ya te vas
Roberto Cambaré / Vals

Y qué si ya te vas
si tu pasión se terminó,
no me veras llorar, ni maldecir
ni me verás
pidiendo humildemente
una limosna de tu amor.
Tan solo he de gritar
total y qué si ya te vas.

Reproches para qué
si está el amor, si esté el amor
sujeto a su final, igual, igual
que una canción
que nos hace sentir,
tal vez, sufrir, tal vez llorar,
pero que al terminar
nos deja siempre un sinsabor

Y como se parece una canción
a otra canción,
así compararé también tu amor,
con otro amor.
Y soñaré con otros ojos y otra voz
y en otros besos dejaré, mi corazón.
Y donde vayas, mi canción te seguirá
y entre sus notas te dirá
total y qué si ya te vas

Llorar el sol de ayer
impide ver el sol de hoy.
Por eso si te vas, no he de llorar.
Si son de amor
las lágrimas se van al mar, y el mar
es hondo y cruel;
las lágrimas en el son un vaivén
de espuma y sal.


Palomita blanca
Juan Luis Guerra / Canción

Te diré: soy tan feliz
cuando estoy cerca de ti.
Que no me acostumbro
si no escucho el verde de tu voz.
Ya lo ves, nada es igual,
todo es frío si no estás,
Palomita blanca
llévale en tus alas mi canción

Dile que las noches no han callado
de amor hablaron y no se han ido,
dile que la quiero y que la extraño,
que no he olvidado y que he sufrido.

Ya lo sé, cuento mi error,
pero entiendo que el amor
todo lo perdona
y nunca se acaba.

Corazón ya lo ves, nada es igual.
Todo es vano si no estás.
Palomita blanca
llévale en tus alas mi canción

Y una gaviota de luz
entre las olas del mar
va recogiendo el azul
que yo no te supe dar
y una aurora con besos de tul.


Profecía
Jorge Milkota / Huella

Presentí que tu amor
rondaba sobre la tierra.
Esperé tu señal,
paciente como un profeta.

De repente ocurrió:
cruzaste como un cometa
y en mi cielo quedó
grabada a fuego tu huella.

Y partí tras el resplandor
que tu risa dejó,
por la huella de esta pasión
busco el sol, voy a vos.

Sigo el rastro que me dejó
la señal de tu amor,
con las alas de una ilusión
a tu cielo voy.

Esperando tu amor
anduve de puerta en puerta,
y tan solo encontré
un mundo de almas desiertas.

Y de pronto te ví
radiante como una estrella
con tu río de luz
iluminando la huella.

Y partí tras el resplandor
que tu risa dejó,
por la huella de esta pasión
busco el sol, voy a vos.

Sigo el rastro que me dejó
la señal de tu amor
con las alas de una ilusión
A tu cielo voy.

1 comentario:

  1. soy adolfo de marcos juàrez pcia. de còrdoba espectacular tu voz es como si el folklore se estaciona en un nivel de armonia y paz para sentir mas el cariño a esta hermosa tierra en que nacimos y escuchar a una rubia que cante asi es para derretirse como manteca. Espero que un dia te llegues por mi ciudad y que el viento de tus labios desparramen y siembren las letras de tus canciones por acà para que nazcan en forma de amarillo trigo y hacer asì juego con la cortina de tus cabellos

    ResponderEliminar